Inicia sesión
Últimas noticias

¿Y si los candidatos escucharan al pueblo?

28/Nov/2017
El discurso de la democracia dice que los funcionarios públicos, incluido el Presidente y los Congresistas, son servidores del pueblo. Se insiste en que la soberanía radica en el pueblo y que los funcionarios que se eligen reciben del mismo pueblo un mandato que deben cumplir. ¿Pero cómo expresa el pueblo ese mandato? ¿Cómo saben los candidatos qué quiere el pueblo? En general, las campañas nos dicen lo que los candidatos piensan que se debe hacer. Para esto se apela a la propaganda política, al discurso en plaza pública, a los debates en televisión. En la región central del valle del río Magdalena los pobladores participantes del Programa de Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro han formulado una apuesta de desarrollo territorial y construcción de paz que recoge el diálogo de 12 años que han adelantado en el territorio, y que expresa las esperanzas surgidas en la región posterior a la firma del acuerdo de paz entre gobierno y guerrilla de las Farc. “Tenemos un territorio viable. Nosotros lo sabemos. ¿Usted lo sabe?”  Es una de las preguntas orientadoras de la presentación de las propuestas que hacen los pobladores para empezar la discusión sobre el desarrollo de la región. Muestra el grado de conocimiento que han alcanzado desde los diversos escenarios de trabajo que se han constituido en más de una década del Programa, que incluyen los procesos de recuperación de las cuencas de los ríos Guarinó y Miel, la Escuela de Liderazgo Ambiental, la Escuela de Comunicación Magdaleneando, el diplomado en formación política Politeia, la escuela comunitaria Efhecto, la escuela de Familia Células de Paz, el Consejo regional de equidad de género y tantas otras ricas experiencias de fortalecimiento de las comunidades de la región. “¿Cómo garantizará el empalme generacional en el sector rural?” Esta es una preocupación de los pobladores ante la evidente migración de los jóvenes campesinos hacia las ciudades. El campo se está quedando solo con sus viejos, y cuando ellos ya no puedan trabajar, el campo se morirá. Esto no le conviene a Colombia. La producción campesina es la base de la diversidad alimentaria de nuestro país, esta a su vez es la base para la salud de nuestra población. Así que tenemos que hacer del campo un atractivo para nuestros jóvenes campesinos. Así que proponen una educación para el campo que no estimule a los jóvenes para ir a la ciudad y probablemente no regresar jamás. Modelos como el de Escuela Nueva, Hogares Juveniles Campesinos y Universidad en el Campo, deberían cualificarse y ampliarse para que los futuros presidentes de Juntas de Acción Comunal, o de asociaciones de productores hagan sus estudios sin dejar de mirar el campo en el que van a aplicar lo aprendido. Proponen también que las familias campesinas puedan desarrollar proyectos agropecuarios, de turismo o protección del ambiente, entre otros,  que les den ingresos suficientes para vivir cómodamente en sus fincas, con casas bien arregladas, cómodas, con todos los servicios incluido el internet. Y con carreteras que les permitan transportar sus productos, traer a sus clientes, y llevar a sus hijos al colegio de una manera segura y oportuna. Los campesinos quieren vivir bien. Con todos los adelantos de las telecomunicaciones. Para que sus hijos puedan mantenerse actualizados y los adultos puedan sacar ventaja de la información para el manejo de sus negocios. Quieren estar tranquilos, en la noche, las familias reunidas conversando, sin albergar temores sobre la oscuridad circundante. Quieren la paz y no están dispuestos a negociarla. ¿Será que los políticos quieren escuchar a las familias campesinas?     Javier Moncayo Plata  Director Ejecutivo PDPMC

35 años de Escuela Nueva en Caldas

23/Nov/2017
El pasado 27 de septiembre se llevó a cabo la celebración de los 35 años del modelo escuela nueva en el departamento de Caldas, con un foro llamado, “Empalme Generacional para el campo”. El pasado 27 de septiembre se llevó a cabo la celebración de los 35 años del programa Escuela Nueva en el departamento de Caldas, con un foro llamado “Empalme Generacional para el Campo”. Este es un modelo educativo que se implementa en múltiples escuelas y colegios rurales de Caldas. Este evento tuvo lugar en la ciudad de Manizales en las instalaciones del Recinto del Pensamiento y contó con la participación de diferentes actores, entre ellos funcionarios del Comité de Cafeteros de Caldas, la Secretaría de Educación de Manizales, el gerente de la Central Hidroeléctrica de Caldas – CHEC; docentes, estudiantes y padres de familia de diferentes municipios de Caldas; así como invitados especiales del departamento de Risaralda y el país vecino Panamá. En la celebración intervinieron algunos de los invitados quienes dieron a conocer sus experiencias con el modelo pedagógico. Algo que llamó mucho la atención entre los asistentes fue el compromiso y agradecimiento de los jóvenes que han sido educados bajo este modelo, puesto que con las diferentes competencias que se les enseña pueden desempeñarse de manera exitosa en cualquier ámbito que se lo propongan, de esta forma, han dejado un poco su zona de confort para realizar labores en distintos ambientes culturales, políticos, administrativos, comunitarios, entre otros, donde esos jóvenes demuestran que lo aprendido en el modelo Escuela Nueva ha marcado sus vidas y les ha dado nuevas herramientas para afrontar los retos que se les presenta. La tarea que queda es seguir apoyando la educación rural, dándole herramientas a los estudiantes de las primarias, las posprimarias, las medias y la universidad en el Campo, para que puedan salir adelante y ser personas exitosas en cada uno de los proyectos que se propongan. Recordemos que el modelo de Escuela nueva nace en el año de 1982, como una iniciativa del Comité de Cafeteros de Caldas, con el objetivo de fortalecer y dinamizar la educación rural en Caldas y actualmente cuenta con 18 empresas o entidades aliadas.     Maria Gilma Muñoz Ospina. Escuela de Comunicación Magdaleneando

Agenda Regional de Paz: un proyecto de región

23/Nov/2017
Sí, ya vienen las elecciones… ya vuelven las campañas y sus promesas de bienestar común. Aquel día me comentaba un amigo: “A la democracia la han prostituido mijo, y las elecciones son el tiempo en que más clientes recibe”. “Pero Pacho ¿Quién es la democracia?” Le pregunté. Él me respondió: “Pues es un espíritu que está en usted, yo y cada persona que usted ve alrededor, que igual que una mujer prostituida contra su voluntad, fue silenciado”. Luego de esa conversación con mi vivaz amigo me puse a pensar en la Agenda Regional de Paz. Exacto, esa misma que construyeron los pobladores del Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro (PDPMC), y me atrevo ha afirmar que esta es la voz de un espíritu utilizado para el beneficio de pocos a costa de la pasión y sueños de muchos, o ¿Usted apreciado lector qué piensa de la política en el país? Veamos por qué. Nos acostumbraron y nos acostumbramos en cada elección a escuchar fórmulas para la transformación del país y la región, a creer que la solución viene concentrada en una persona y de un día para otro, a ser espectadores que finalmente decidían quien había hablado más bonito, o en la mayoría de los casos ni a decidir. Bien decía mi amigo “hay políticos que parecen esos culebreros que vendían toda clase de remedios para los males del cuerpo y del espíritu”. Pues eso va a cambiar. En junio y julio se les preguntó a los participantes de las Mesas Subregionales de Trabajo sobre esas preguntas que le harían a una persona que aspira ser presidente. La lluvia de preguntas englobaba todos los aspectos de la realidad del Magdalena Centro, esta tenía el valor agregado de haber salido de quienes conocen el territorio, de quienes lo viven a diario y saben qué es lo que debe atenderse para promover procesos de desarrollo y paz. Pero a los candidatos no podía llevárseles una lista de mercado con aspectos específicos, porque hay que tener en cuenta que para cosas particulares de cada municipio existen otros entes administrativos (gobernaciones, alcaldías, asambleas y concejos) que serán elegidos en el 2019. Por esta razón, en el encuentro de pobladores del PDPMC se tomaron todas las preguntas de las subregiones, y se hizo una reflexión pensando en el papel que tiene y tendrá la región en el país; para tener una herramienta útil para dialogar con los candidatos al congreso y la presidencia, recordando que ellos son los que direccionan los asuntos de interés nacional. Sí. Hay que decirlo sin miedo. La Agenda Regional de Paz presenta los puntos relevantes por los que el Magdalena Centro puede reconocerse en el país, es el aporte que nuestra región dará para el desarrollo y la paz de la nación, además, está estrechamente ligado al trabajo que por 12 años ha realizado el programa. La agenda no ha sido gratis, es muestra de la consolidación de una visión, de un proyecto de territorio.  
Síguenos en nuestras redes sociales

Top

¿No recuerdas la contraseña?

Inicia sesión