Adm Esal Inicia sesión
Últimas noticias

Un millón de gracias

13/Feb/2019
En la vereda Campoalegre del municipio de Manzanares, Caldas, se realizó la construcción de 59 estufas ecoeficientes, las cuales son fruto del convenio tripartita 2017 – 2018 firmado entre Corpocaldas, Cortolima e Isagen. La comunidad agradece al Plan de Acción Integral Guarinó por las obras realizadas, ya que mejoran nuestra calidad de vida y hacen de nuestra vereda un lugar agradable y con un ambiente más sano para las familias que las habitamos y las personas que nos visitan. Los programas y capacitaciones que nos brinda el Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro son para nuestra comunidad una oportunidad para aprender a cuidar y reconciliarnos con el medio ambiente, siendo nuestra vereda un ejemplo de cuidado y trabajo constante en equipo, en la cual ya podemos ver frutos como lo son estas estufas ecoeficientes. Como comunidad nos sentimos orgullosos de poder compartir con demás comunidades esta gran experiencia y todo lo aprendido durante estos años de trabajo. Somos 90 familias beneficiadas de una u otra forma con los programas que llegan a nuestra comunidad. También agradecemos a las personas e instituciones que hacen todo esto posible porque es así como la vereda Campoalegre está haciendo un gran aporte a la recuperación de la cuenca de río Guarinó. Un millón de gracias por sembrar sonrisas en comunidades como la nuestra. ___ Viviana Morales Escuela de Comunicación Magdaleneando – PAI Guarinó Vereda Campoalegre, Manzanares, Caldas

Monseñor Óscar Aníbal

15/Feb/2019
Las siguientes líneas resultan del cariño y la admiración que ha significado para nosotros la presencia pastoral de Monseñor Óscar Aníbal Salazar Gómez durante estos 13 años del Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro... En los últimos meses seguidores y amigos han recogido en textos, detalles, celebraciones y canciones la nostalgia que deja su nuevo rumbo, porque su labor siempre trajo la esperanza y la serenidad de que Dios pone sus manos para cumplir lo que parece imposible y eso es la FE demostrada con ejemplo en la vida. 53 años como sacerdote determinaron su sello de hermandad y como lo ha expresado siempre la cabalidad de este trabajo, la logró con su cercanía a Dios, quien le inspiró las decisiones, direccionamientos y filosofía de amor por la humanidad. La humildad, sencillez y la sonrisa espontanea de asombro por cada misión cumplida serán de no olvidar y de replicar siempre. Las palabras en cada homilía calaron en los corazones de quienes llegaron por casualidad o por convicción a cada una de las puertas parroquiales y la bondad exacta que motivó a muchos a perdonar, a examinar sus actos, a valorar cada situación como una lección divina, serán el legado para creer que trabajar por la paz significará la bendición para las estas tierras y sus habitantes. Monseñor explicó hace poco que le llegó el momento de orar más para descansar mejor y que sus manos estarán elevadas para agradecer por el camino recorrido y por una vida que hoy da testimonio de transformación y amor por el servicio diocesano. El PDP Magdalena Centro con cada una de las comunidades que acompaña, agradece su respaldo decidido y afectuoso a esta propuesta de paz que nos convoca sin reservas a ofrecer lo que sentimos, lo que sabemos hacer y lo que nos falta por recorrer y aprender. La tarea es sin duda hacernos más prestos a conversar, escuchar y jamás perder la mirada humana en cada acto; que el amor prevalezca y que la esperanza nunca disminuya y si juntarnos más es un requisito ineludible ¡pues el reto será asumido! A Monseñor Hency Martínez Vargas le abrimos nuestros brazos y lo recibimos con el amor fraternal que hoy le prodigamos a Monseñor Óscar Aníbal y que las visiones de ambos se complementen para seguir llevando el mensaje conciliador a cada lugar de la Diócesis, que hoy sigue siendo el territorio compartido para cumplir con la misión del Programa. ¡Vivir lo mejor posible… vivir la vida querida, pero vivirla con voluntad y amor por lo que se hace! Esas fueron palabras de Monseñor que exaltamos y hacemos consigna para el camino que nos falta y en este Magdalena Centro este camino siempre será diverso: a veces de herradura, otros de asfalto y otros de agua. Y porque la amistad también es poesía, entonces finalizamos estas líneas así:   Querido Monseñor Que atentos escuchamos tu voz. Y que siempre deseaste ser el mensajero Infinito del amor de Dios.   Que con ejemplo de fortaleza dejaste todo para ser misionero y apóstol y caminar sin descanso para apacentar espíritus.   Aceptaste el llamado y dijiste SÍ siempre al amor de verdad, y ahora consagrado seguirás siendo el sacerdote más real.   Como buen instrumento, no hubo temor porque a tu lado y en todo momento siempre estuvo tu Dios edificador.   Hoy los valiosos frutos alcanzan la eternidad y así como se apacientan las ovejas la paz alcanzarás, porque cumpliste los mandatos de servir a los demás. Hoy la gloria es para ti sacerdote pacificador por cada mensaje de esperanza que trajiste a nuestro corazón.   ¡Un abrazo Monseñor!   ___ Viviana Bedoya Franco Subdirectora Técnica - PDPMC

Familia Célula de Paz

19/Feb/2019
“La emergencia ocurrió en el barrio Los Andes, en la madrugada de este jueves, tras fuertes precipitaciones desatadas por la segunda temporada de lluvias que azota desde hace alrededor de 20 días al país” (Caracol Noticias, 2018). Así reporto Caracol Noticias la emergencia presentada el 11 de octubre de 2018 en el municipio de Marquetalia, hecho que generó pérdida de vidas humanas y asimismo damnificados por la ola invernal.  En ese sentido, diferentes instituciones reconocieron la necesidad de brindar apoyo económico y atención psicosocial a las familias víctimas y sobrevivientes de esta emergencia ambiental. Por ello, funcionarios del Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro – PDPMC, participaron en una reunión con el alcalde de Marquetalia y líderes del sector, entre otros, para presentar los procesos sociales con enfoque comunitario del Programa y el deseo de apoyar a las familias damnificadas. Sin embargo, la señora Luz Aida Zuluaga, colaboradora de la administración municipal y líder de las madrinas de los damnificados, manifestó que el mejor apoyo que las familias damnificadas pueden recibir es el proceso de Familia Célula de Paz. De este modo, el pasado 1 de febrero de 2019 se realizó el primer acercamiento y socialización del proceso con 15 familias damnificadas y con afectaciones emocionales, para resignificar el suceso a través de espacios educativos y la incorporación de nuevas prácticas familiares. Dentro de los aspectos positivos se destaca el compromiso de la administración local, la participación de las madrinas de los damnificados y las familias quienes se mostraron atentos al proceso y expresaron el deseo de participación.  De esta manera, el PDPMC continuará aportando a la potencialización del desarrollo humano sostenible a través del acompañamiento a las familias en la región del Magdalena Centro.   Yuli Mosquera Línea de Cultura de Paz y Reconciliación - PDPMC     Ecos Positivos de Paz en Puerto Boyacá El pasado 4 de febrero en la biblioteca municipal de Puerto Boyacá se dio inicio a la formación de líderes denominados “Ecos Positivos de Paz”, aquellos que realizarán la réplica del proceso de Familia Célula de Paz; a fin de emprender acciones de cambio y transformación a través de encuentros educativos con los grupos familiares en el barrio Brisas Alto. Lo anterior permitirá mitigar situaciones que inhiben el desarrollo y la calidad de vida a nivel comunitario tras el evento de violencia intrafamiliar ocurrido el 4 de mayo de 2018 en dicha localidad, lo cual movilizó a que la Mesa Subregional del Occidente de Boyacá realizara una petición de acompañamiento por parte del PDPMC. A partir del encuentro se eligen dos lideresas que iniciarán la réplica, quienes expresaron un profundo interés para trabajar con las familias y la comunidad de Brisas Alto, como se evidencia en los siguientes relatos:   “Llegarle a una comunidad no es difícil, es saberles escuchar y aprender de ellas, y facilitarle las herramientas necesarias para que ellas se fortalezcan” Luz Enith Chávez.   “Liderazgo, se me facilita por el desarrollo de las actividades con la comunidad, por ser conciliadora en equidad” Maria Ladys Valencia.   Yeni Marcela Giraldo Andrea Arango Arias Línea de Cultura de Paz y Reconciliación - PDPMC  

El triunfo de la comercialización del cacao en la vereda San Pablo

14/Feb/2019
El verdadero sentido de un campesino cacaocultor además de brindar un producto a la sociedad, es la satisfacción de ser partícipe de la economía del país. Desde hace más de 10 años los productores de cacao del municipio de Caparrapí han venido luchando con el firme propósito de mejorar la comercialización de dicho producto en este rincón de Cundinamarca. Es así como el pasado primero de febrero se dio apertura al punto de compra de cacao de la Asociación El Progreso en la vereda San Pablo de Caparrapí, con la participación de cerca de 20 socios quienes también recibieron una charla en prácticas para la postcosecha del cacao y así ofrecer este producto en la mejor calidad a la Compañía Nacional de Chocolates. Uno de los principales objetivos de la Asociación El Progreso no es ser un intermediario, sino que la utilidad del ejercicio vaya al asociado o productor. Recordamos que esta asociación se conformó en el año 2008 en el municipio de Caparrapí, con el fin de comercializar cacao. Hoy 10 años después se cumple este sueño siendo este el fin de una meta y el inicio de un mejor futuro. La Asociación El Progreso agradece a FEDECACAO, Fundación Yarumo, Gobernación de Cundinamarca, Compensar, el Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro, la Asociación de Cooperativas Canadienses, el Ministerio de Agricultura y otras entidades que han contribuido en el desarrollo socio-organizacional de los campesinos productores de cacao en Caparrapí.   José Nereo Aldana Reportero Comunitario Caparrapí, Cundinamarca

“La carta”

18/Feb/2019
Mensajes de los estudiantes de la Escuela Magdaleneando a  los socios del Programa   La presente es para agradecerles el apoyo y el acompañamiento continuo que han tenido con los pobladores que asisten a la Escuela de Comunicación Magdaleneando, pues los conocimientos adquiridos durante las clases han sido gracias al entusiasmo y profesionalismo del equipo de trabajo de PDPMC, conocimientos que han servido para conocer mejor el territorio. Los temas de locución de radio, la redacción de artículos y noticias, la importancia de la ortografía y la gramática son el símbolo principal de aprendizaje para una buena comunicación y mejorar las relaciones de las personas con su medio. En este sentido y a nivel personal creo que es fundamentalmente expresar de forma clara nuestras ideas para que la tolerancia sea más acogida por todos. Finalmente, quiero suscitar mi admiración por el trabajo hecho en la comunidad y espero que el proceso continúe y se extienda por el resto de las regiones. ___ Luisa Bermúdez Ospina Escuela de Comunicación Magdaleneando - Manzanares, Caldas     Otras apreciaciones… “Un enorme agradecimiento por el tiempo invertido, por todas esas enseñanzas… poco a poco me he ido soltando ya que era bastante tímida, muy poco sociable, y estos temas me han sido útiles en mi estudio como docente” Julieth Torres, vereda Fierritos, Victoria, Caldas. “Mis agradecimientos por el aprendizaje que obtuve en la Escuela de Comunicación, fue fundamental para mí porque por medio de ello he sido un apoyo para el aprendizaje de mi hija en las tareas del colegio… he podido ayudarla y he aprendido a expresarme mejor” Argenis Martínez, vereda Fátima, Fresno, Tolima. “Con las experiencias adquiridas en este curso me he animado a escribir artículos con temas ambientales con suerte que han sido publicados en el periódico Magdaleneando” Alejandro Quitián, vereda Portugal, Fresno, Tolima. “He adquirido nuevos conocimientos para aplicar en muchos campos laborales, también, he tenido la oportunidad de escribir en el periódico donde he dado a conocer la microempresa Sabor Florentino… Quiero agradecer a todos los socios del PDP, y que sigan aportando recursos para todas estas labores que ofrece a los territorios, ya que frecuentemente buscan el desarrollo de todas las comunidades” Jose Dubel López, corregimiento Florencia, Samaná, Caldas. “Gracias a lo aprendido he podido llevar mis conocimientos a personas que por uno u otro motivo no pueden participar de estos espacios. Con gran satisfacción les digo es de las mejores experiencias que he vivido”. Viviana Morales, vereda Campoalegre, Manzanares, Caldas. “Agradecer el esfuerzo y los recursos puestos de todos ustedes, en llegar a nosotros las comunidades para fortalecer nuestros conocimientos en comunicación y en otros espacios formativos, por lo cual las comunidades viviremos altamente agradecidos. Hemos adquirido muchos conocimientos y habilidades las cuales nos ponen a contextualizar el territorio, pensando mejor y con mejores condiciones de vida.” Álvaro Sánchez, corregimiento San Miguel, Sonsón, Antioquia.

Granja Integral La Esperanza

12/Feb/2019
Proyecto de producción piscícola, agrícola y avícola La Granja Integral La Esperanza se encuentra ubicada sobre un lote de terreno en la vereda Puerto Niño a 10 minutos del casco urbano del municipio de Puerto Boyacá, con una extensión de 2 Hectáreas, 600 metros cuadrados. Fue un aporte dado en comodato por parte de la alcaldía municipal en cabeza de alcalde de la época, Hernando de Jesús Muñetón Bustamante (2008 - 2011). El terreno era un lodazal, el cual en época de lluvias se inundaba completamente; el panorama no era muy bueno, el fango llegaba al cuello y estaba plagado de serpientes, babillas e insectos. No contaba con servicios básicos como agua potable, luz y alcantarillado. Sin embargo, el grupo de valientes mujeres que lideraron este sueño no echaron pie atrás. Para ellas, este era un gran logro y el primer paso para avanzar con su proyecto productivo. Aceptaron el terreno con alegría y la esperanza de que con su esfuerzo y dedicación lo transformarían en un lugar acogedor y productivo, el cual sería la base para mejorar la calidad de vida de cada una de sus familias. La adecuación del terreno tomó un año. Lo primero fue lograr rellenar el sitio, adecuar el primer estanque de peces y construir una bodega para herramientas e insumos. Estas construcciones se lograron con aportes del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) y el Programa Desarrollo Para la Paz del Magdalena Centro (PDPMC). Después de recibir este primer aporte de capital semilla, se dio inicio a una serie de trabajos, construcciones y adecuaciones que permitieron hacer de aquel terreno desolado una granja productiva, gracias a la gestión de la presidenta de la asociación Granja La Esperanza, la señora Estella Urrego, los aportes de socios y socias del proyecto, y de entidades como: INCODER, SENA, PDPMC, MANSARROVAR, ASOREGAN, FEDEGAN, UMATA, CONCEJO MUNICIPAL, entre otros. “No ha sido fácil, pero gracias al trabajo arduo y colectivo de los miembros de la asociación y a los aportes recibidos se ha salido adelante” así lo señaló la señora Estella Urrego. Actualmente cuentan con la casa del granjero, un galpón con capacidad para 200 pollos de engorde, un patio con gallinas criollas, un estanque con capacidad para 2.000 alevinos, 4 estanques con capacidad para 720 alevinos cada uno (estos se construyeron con recursos propios). En el año 2018 se construyeron 3 lagos más, dos de 5.000 alevinos cada uno y el otro con capacidad para 3.000 alevinos. Para un total de 8 estanques en producción escalonada que les permite ser constantes y cubrir pedidos en todo momento. Por su parte, la bodega y el cuarto de manipulación del pescado fueron construidos con aportes de los socios y socias del proyecto. La Granja La Esperanza ha alcanzado otros logros, como ser nombrada granja demostrativa por parte del SENA y la alcaldía de Puerto Boyacá. Por lo que tiene constantes visitas de estudiantes de colegios rurales, urbanos y de aprendices del SENA. Actualmente la granja está sacando al mercado producción de mojarra roja y cachama de excelente calidad; también, le han dado cabida provisional a un proyecto de la comunidad afro, que es un galpón de gallinas ponedoras el cual fue instalado dentro del terreno de la granja por parte de la alcaldía municipal y la UMATA. La proyección de esta asociación es además de ser un centro de producción avícola y piscícola, ser un lugar turístico que fomente la recreación y el deporte a través de la pesca deportiva. En este momento cuenta con una participación en el corredor turístico que se está implementando en la región, esto se ha logrado en alianza firmada con la alcaldía y el comité turístico de Puerto Boyacá; a la fecha la granja viene prestando el servicio de alimentación, motivo por el cual se proyecta realizar algunas mejoras en el lugar para prestar un buen servicio a los turistas y demás visitantes.   ___ Lindaly Giraldo Marroquín Mesa Occidente de Boyacá  - Puerto Boyacá, Boyacá

Cabañuelas de 2019

11/Feb/2019
Los mayores acostumbraban a registrar el clima de cada día del mes de enero para predecir el clima que haría en los 12 meses del año. Esta práctica ha venido en desuso por los severos cambios climáticos que hemos experimentado en los últimos 50 años. Yo me he puesto a pensar en unas cabañuelas políticas para el año, basándonos en lo que ha acontecido en el mes de enero. Las predicciones son muy preocupantes. Empezamos el año con un atentado terrorista por parte del ELN a la Escuela General Santander, que cegó la vida de más de una veintena de cadetes colombianos y extranjeros, en un acto irracional que enterró las posibilidades de paz con ese grupo guerrillero, ahuyentando el sueño de los colombianos de gozar de una paz completa antes de terminar esta década. Y en río revuelto, ganancia de pescadores. Inmediatamente los detractores del proceso de paz con las FARC saltaron a criticar agriamente el proceso, y a anunciar las soluciones militares como las definitivas, con lo cual podemos prepararnos para tener al menos otros 30 años de guerra interna en nuestro país. La terquedad campea en ambos lados: por parte del gobierno, al insistir en la idea de que solo se sienta a negociar cuando la guerrilla deje de hacer la guerra. Precisamente las negociaciones se hacen para llegar a ese objetivo, no como condición para empezarlas, y por parte del ELN en pensar que en razón de las negociaciones de paz con ellos se va a producir una transformación en casi todos los aspectos de la vida nacional, cuando en realidad lo que se espera es que lleguen a un acuerdo de paz, dejen de producir muerte y permitan que la sociedad civil sea la protagonista de los cambios que requiere este país para hacer duradera la paz. Por eso para la sociedad civil que quiere la paz en Colombia es imperativo presionar al gobierno y a la guerrilla para retomar el curso de los diálogos, llegar a un acuerdo y terminar para siempre esta parte de la guerra. Como programa de desarrollo para la paz nuestro deber es alzar nuestra voz para que las dos partes se sienten y no se levanten hasta que tengan un acuerdo para mostrarle al país. No podemos quedarnos quietos ante el desastre que parece avecinarse, el de la continuidad de una guerra que nos ha golpeado inmisericordemente durante tantos años, y todo por la incapacidad de los actores enfrentados para entender cual es la verdadera naturaleza de un proceso de paz. Adenda: las grandes potencias se aprestan para disputarse las inmensas reservas petroleras de Venezuela. Los unos envían aviones con capacidad atómica, los otros muestran notas preparando el envío de tropas a Colombia. Como quien dice, para apagar el incendio se prepara gasolina; y esa guerra utilizará nuestro suelo para abastecerse. Hay que hacer un llamado a la sensatez y a la paz.   ___ Javier Moncayo Plata Director Ejecutivo - PDPMC
Síguenos en nuestras redes sociales

Top
Al ingresar acepto las Políticas de privacidad y los Términos y condiciones del PDPMC.

¿No recuerdas la contraseña?

Inicia sesión