En Colombia uno de los humedales de mayor importancia corresponde al complejo cenagoso del río Magdalena, con una extensión aproximada de 3.200 km2 y una participación para la cuenca media de 889.000 hectáreas entre cuerpos de agua, valles y planicies aluviales.

El ritmo en que este paisaje aluvial se viene transformando como consecuencia de la alta carga sedimentaria (54.9 m/año) que acelera los procesos de colmatación de los cuerpos hídricos, ha generado una dramática reducción de las poblaciones de fauna íctica y mayor vulnerabilidad a fenómenos de cambio climático como el fenómeno de La Niña.

En el año 2015 se realizó la instalación de las mesas de pesca y humedales de los municipios de La Dorada (Caldas) y Honda (Tolima) como una iniciativa promovida por la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena – Cormagdalena en convenio con el Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro.

Estas mesas son un espacio de encuentro de las comunidades e instituciones del sector pesquero y ambiental, cuyo objetivo es establecer diagnósticos, acuerdos de pesca, planes de acción, ordenanzas, proyectos de acuerdo, que permitan la recuperación de la pesca y los humedales en los dos municipios..

Como parte del componente de aprovechamiento sostenible (uso sostenible) se propuso tener en cuenta:
– Recurso ictiológico y pesca artesanal.
– Control y vigilancia sobre la captura, transporte, comercialización y transformación de los recursos pesqueros del río Magdalena.
– Monitoreo, investigación y conocimiento del recurso ictiológico y su dinámica biológico pesquera.
– Ordenamiento del recurso ictiológico y pesquero.
– Repoblamiento del recurso pesquero y rescate (reubicación) de especies ictiológicas en el río y sus complejos cenagosos.
– Fortalecimiento de las cadenas productivas en torno a los recursos pesqueros, piscicultura y acuicultura.
– Política pública de pesca.

Componentes de preservación (protección de habitat):
– Río Magdalena y complejos cenagosos.
– Control y vigilancia del uso y aprovechamiento de los recursos naturales renovables asociados a los humedales del río y sus complejos cenagosos.
– Monitoreo, investigación y conocimiento de la dinámica hidráulica, la biodiversidad y los bienes y servicios ambientales asociados al río y su llanura aluvial.
– Ordenamiento, definición de rondas hídricas, deslinde, manejo y conservación del río y su llanura aluvial.
– Mantenimiento de conectividad río-ciénagas, restauración ecológica e hidráulica de las rondas y los bienes de dominio público.
– Fortalecimiento de cadenas productivas frente a bienes y servicios ambientales de los complejos cenagosos y el río Magdalena.
– Política pública de humedales.

Durante el año de trabajo se logró elaborar de manera conjunta los planes de acción en cada uno de los municipios, hoy por iniciativa especialmente de las organizaciones de pescadores se espera reiniciar el proceso y con el concurso de las organizaciones, entidades e instituciones lograr un trabajo para el mejoramiento de la calidad de vida de los pescadores y especialmente la protección, el cuidado y conservación de los ecosistemas.


Mercedes Restrepo
Línea de Infraestructura, Ambiente y Sociedad

Deja un comentario