Adm Esal Inicia sesión

Capaz es todo el que lo cree


Mi nombre es Maria Elisenia Ramírez Gallego, hija de Ana Lisa Gallego y Luis Heberto Ramírez, vereda Cañaveral, tengo 7 hermanos y 2 hermanas, nací el 15 de septiembre de 1969 en Chinchiná, Caldas; vivo aquí hace 32 años, en esta hermosa vereda a la que amo porque en ella me formé como mujer y madre.

En esta vereda viví la experiencia de la violencia producto de la confusión del hombre sin temor a Dios y con ansias de poder, confundiendo sus ideas al perderse entre la línea que separa el bien del mal; un paso inseguro que puede llevar al hombre a pérdida total.

Fuimos maltratados y sometidos a sentirnos forasteros en nuestras propias tierras, como si no tuviésemos identidad y valor ante unas leyes frágiles que debieron negociar como quien compra lo mejor: la paz, libertad con la que fuimos creados, felicidad y bienestar. Todas pisadas por las huellas de quienes no saben pensar.

Muchos huímos y esperamos que el amor inagotable de Dios se manifestara para nuestro bien y así fue, porque mi corazón siempre conservó la alegría de vivir y de volver a nacer al huír de la muerte, conservó la ilusión de volver a empezar con amor y fuerza sintiendo que capaz es todo el que lo cree.

Pude ver a través de la cortina de desolación en nuestra vereda una aún mejor que la anterior, como quien con retazos puede coser la mejor colcha capaz de abrigar el frío. Fue por eso que escribí a este periódico un artículo cuyo título dice: “Cañaveral, comunidad cuyo pasado forjó su presente”, porque renacer es más placentero que vivir.

Pude mirar cuánto no se valora cuando se tiene y la energía en mi interior fue mayor. Comprendí que los valores no los dicta el mundo, están en ti, en tu interior.

Indudablemente la fe en Dios y las dos semillas de mi vientre que me impulsaron a continuar y mi genética de comerciante me llevaron a vender desde empanadas y masato hasta lo que tenemos hoy, un regalo de Dios, recompensa de amor por todo el dolor vivido. Se llama “Mercañaveral Jiret”, significa: Dios provee; jamás dejes de anhelar, de creer, de amar, de enseñar a los que te rodean que si Dios es parte de nuestra vida hay solución y mejores cosas vendrán, porque siempre serás la certeza de lo que crees y anhelas.

 

 Elisenia Ramirez Gallego

Vereda Cañaveral, Victoria, Caldas


Autor:
PDPMC
Fecha de publicación: 08/Nov/2019

Top
Al ingresar acepto las Políticas de privacidad y los Términos y condiciones del PDPMC.

¿No recuerdas la contraseña?

Inicia sesión