Adm Esal Inicia sesión

De las relaciones de confianza y otras claves vitales para el éxito de las redes


“Las redes son espacios en los que las organizaciones intercambian información, comparten experiencias, establecen intereses y necesidades comunes, donde interactúan sujetos, sean institucionales o individuales” (Vásquez & CCV, 2005). Lograr una sinergia sostenible entre las voluntades y esfuerzos de los nodos en las redes juveniles demanda como en cualquier relación altos niveles de confianza, como se ha mencionado en los artículos: “Ahí vamos” y la urgente reacción juvenil (Edición 78) y Superar la incapacidad de asociación (Edición 79), publicados respectivamente en el periódico Magdaleneando.

 

Así bien, es clave conjugar el nivel de conciencia individual con el colectivo, a falta del primero, el líder debe tener claros los intereses de su vinculación ¿Qué lo motivó realmente a ser parte de esa sinergia? ¿Cuáles son sus fortalezas y debilidades? ¿Cumple el espacio asociativo sus expectativas? Si es afirmativo el anterior interrogante: ¿Qué le va a aportar a la red? -sobre el plano de la sensatez se puede jugar un rol más activo, honesto, respetuoso y transparente en el colectivo juvenil-.

 

En segunda instancia el intercambio de esta información con los demás miembros de la red proporciona con suficiencia criterios de valor argumentativo a la hora de las construcciones y deliberaciones colectivas.

 

Por otro lado, a falta de  conciencia colectiva, los nodos deben evaluar a profundidad si el interés común que inicialmente se pactó agrupa realmente el motivo por el cual todos los miembros están en ese espacio; si no se tiene clara cuál es la propuesta de valor y para dónde se dirige la red en una aceptación consensuada,  difícilmente se construirá un sentido real de pertenencia; ilusorio será avanzar y sortear con efectividad los vejámenes que trae consigo la asociatividad a nivel social, económico y político en el territorio, recordemos que hoy “el concepto de redes está siendo usado con frecuencia en el análisis de fenómenos sociales y recientemente en las actividades de ciencia, tecnología e innovación” (Luna, 2003; Luna y Velazco, 2006, 2009).

 

Ninguna red juvenil debe desconocer que sus miembros y/o nodos tienen intereses individuales que los mueven (eso no está mal, es ingenuo pensar lo contrario), pero… al mismo tiempo la conformación de un espacio juvenil asociativo implica una aceptación prioritaria y privilegiada de un interés común. Entonces, ¿Para qué sirven las relaciones de confianza? En evidencia para caminar, avanzar y construir sólidamente desde la sensatez, la diferencia y la diversidad. Con relaciones de confianza consolidadas las redes juveniles aumentan sus probabilidades de sostenibilidad y sin duda su impacto endógeno.  

 

“La globalización ha impulsado la creación de redes locales y regionales, y a los cambios que se están dando en la forma de generación de conocimiento, donde la ciencia y la tecnología se complementan con la práctica, y en este sentido la noción de redes es de gran ayuda para entender dichos procesos”. (rev. innovar vol. 25, núm. 56, ABRIL-JUNIO de 2015).

 

En este punto, se encuentra otra de las claves a tener en cuenta en el desenvolvimiento de una red juvenil: el aprovechamiento las Tecnologías de la Comunicación y la Información como un conjunto de herramientas y recursos que facilitan tanto la comunicación entre los líderes como la recolección y análisis de la información de los nodos y las redes. Aquí algunos beneficios que aportan dichas aplicaciones:

 

  • Facilita la toma de decisiones.
  • Mejora la comunicación interna y externa la red.
  • Simplifica los procesos de gestión.
  • Contribuye a la expansión del colectivo.
  • Mejora la imagen de la organización.

 

Teniendo en cuenta lo anterior las relaciones de confianza son las mayores beneficiadas de un debido aprovechamiento tecnológico, pues se alimentan con vitalidad de flujos continuos de información que permiten a su vez con rapidez y oportunidad la movilización, interacción y construcción colectiva. Cabe anotar que el aprovechamiento malintencionado, desleal o deshonesto de redes informáticas o tecnológicas como Facebook, Google +, Twitter, YouTube, Instagram, Telegram, Flickr, incluso Whatsapp, por nombrar solo algunas de las más utilizadas, conduce a una reducción de los índices de confianza dentro de las redes juveniles y con ello rupturas y divisiones.

 

Finalmente los jóvenes no pueden renunciar al derecho a soñar, a creer posible lo que muchos consideran imposible, a ver con aprecio y lucidez las lecciones del fracaso, el viejo refrán que cita: “La historia está escrita por los ganadores”, parece incompleta pues los que no ganaron también tienen su propia historia y gracias a sus errores muchos triunfaron, ¡Jóvenes! otra de las claves imperativas en el éxito de una red es la consistencia, el éxito no se trata de grandeza, si no de confianza, comunicación, trabajo duro, disciplina y sobre todo voluntad (voluntad de asociación). “Dos suman más que uno”, que no se pierda de vista lo que el iceberg trae debajo… y la gente no ve.

 

Walter Duarte H. | Fundación Impulsa Futuro.

 

Fuente imagen: http://www.secondwindow.es/el-exito-y-la-teoria-del-iceberg/


Autor:
Walter Duarte
Fecha de publicación: 22/May/2018

Top
Al ingresar acepto las Políticas de privacidad y los Términos y condiciones del PDPMC.

¿No recuerdas la contraseña?

Inicia sesión