Adm Esal Inicia sesión

Experiencias para contar


El punto de encuentro de los participantes de la Escuela de Liderazgo Ambiental fue en Mesones, lugar en el que disfrutamos de un delicioso desayuno para recargarnos de energías y así empezar un inolvidable recorrido, porque así fue. Los camperos iniciaron su labor encomendada por sus conductores que por cierto son muy amables, respetuosos, prudentes y muy responsables a la hora de conducir.

10 minutos después de haber salido de Mesones, nos señalaron a Montebonito, Caldas, lugar hacia donde nos dirigíamos. Es así como empezamos a descolgar por una carretera pavimentada hasta acercarnos al río Perrillo y así poder admirar la belleza natural de cascadas que le caen para hacer más abundantes sus corrientes. Estos chorros de agua caen desde la cima de las montañas, las cuales tienen una vegetación espesa, pero la blancura y el descuelgue de sus cascadas las adornan.

Luego seguimos por la carretera ya destapada, con pasos un poco difíciles por la geología de la misma naturaleza, esto nos causó un poco de nervios, pero con la voluntad de Dios se pudo continuar nuestro día de campo sin ningún inconveniente. Llegamos a Montebonito, allí encontramos gente amable y acogedora. Visitamos la iglesia y el parque del corregimiento; continuamos hacia nuestro destino final, el tan anhelado encuentro de los dos ríos.

En el recorrido observé cultivos de café, aguacate, plátano y frutales, además de potreros para ganado. Descubrí que son tierras productivas con sus lomas pendientes y divisando sus montañas al lado del río Perrillo. Al terminar el recorrido en los willys, llegamos a una finca en la vereda Santa Clara del corregimiento de Montebonito.

Allí nos esperaba don Hernán Betancourt, habitante de la zona, quien muy amablemente nos dio la bienvenida, nos habló de los productos de la región, la calidad de café que producen, que por cierto es muy bueno.

Luego de esta charla, nos indicó el camino para seguir el recorrido y nos invitó a bajar por un estrecho camino de herradura y a disfrutar de los paisajes. Después de bajar un buen rato llegamos a la unión de dos grandes fuentes hídricas. Este lugar es muy bonito, allí se pudo observar como el río Guarinó recibe al Perrillo con sus aguas caudalosas, como si el uno se sintiera más fuerte que el otro.

Doy gracias a Dios, a Cortolima, Corpocaldas, Isagen y al PAI, por llegar hasta nosotros y permitirnos apreciar y disfrutar de estas experiencias las cuales son nuevas para mí. He disfrutado de la belleza de la naturaleza en este día.

 

Nancy Grijalba

Vereda Fátima, Fresno, Tolima

Escuela de Liderazgo Ambiental - ELA


Autor:
Nancy Grijalba
Fecha de publicación: 05/Abr/2018

Top
Al ingresar acepto las Políticas de privacidad y los Términos y condiciones del PDPMC.

¿No recuerdas la contraseña?

Inicia sesión