ITAIPU Binacional es la única empresa latinoamericana que expondrá soluciones para afrontar el cambio climático dentro del pabellón de la ONU

ITAIPU Binacional será una de las instituciones asociadas de la secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en la conferencia sobre el clima (COP23), que tendrá lugar en Bonn, Alemania, del 6 al 17 de noviembre.

Durante la COP23, que reunirá a representantes de gobiernos y jefes de estado de todo el mundo, se discutirán estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático, acorde con el Acuerdo de París.

El acuerdo, que fue adoptado por las naciones presentes en la COP21 en 2015, y que entró en vigor a menos de un año después, tiene como objetivo mantener el aumento de la temperatura global este siglo, por debajo de los 2 grados centígrados y, si es posible, no superior a 1,5 grados.

Itaipu será la única empresa latinoamericana asociada a ONU Cambio Climático en la conferencia. Esta asociación se dio como reconocimiento a las diversas acciones en la empresa para producir energía limpia y renovable, seguridad hídrica, conservación de la biodiversidad y desarrollo sostenible en su área de influencia.

Estos proyectos se presentarán detalladamente en Bonn, en el pabellón “Impulso para el cambio”, de ONU Cambio Climático. Además, en asociación con la ONU, Itaipu también promocionará dos eventos paralelos, uno el día 10 de noviembre (día de la energía) llamado “Nexo agua y energía: cómo puede el sector hidroeléctrico liderar el desarrollo sostenible en un entorno cambiante”; el segundo, el día 12 de noviembre (día del agua), llamado “Servicios ecosistémicos y biodiversidad”.

Sobre las alianzas de ONU Cambio Climático e interesados que no son Partes

La colaboración entre la ONU Cambio Climático e Itaipu forma parte de una serie de alianzas entre la organización de la ONU y partes interesadas relevantes, entre los que se incluye el sector privado, para apoyar la acción climática en el mundo. Los asociados reciben un reconocimiento formal y gran visibilidad gracias al sitio web de ONU Cambio Climático y sus redes sociales, conferencias y actividades con la prensa, con el objetivo de alcanzar una audiencia global.

Las alianzas para la COP23 promueven la cada vez mayor implicación de los interesados que no son Partes, tal y como se ha visto en la Alianza de Marrakech para la Acción Climática Global.

La Alianza de Marrakech para la Acción Climática Global se presentó en la COP22, durante la Conferencia de las Partes. Allí, se invitó explícitamente a los interesados que no son Partes, incluido el sector privado, a participar de la acción climática y del Acuerdo de París. Además, se hizo un llamamiento a todos los actores de la sociedad y el mundo empresarial para que incrementen sus esfuerzos y apoyen acciones para la reducción de emisiones, así como también para construir resiliencia y disminuir la vulnerabilidad ante los efectos adversos del cambio climático.

ITAIPU Binacional

La central hidroeléctrica de Itaipu, ubicada en la frontera entre Paraguay y Brasil, es la hidroeléctrica que produce más energía en el mundo. En este mes de noviembre, alcanzará la marca de 2 500 millones de megavatios por hora (MWh) de producción acumulada. Cabe recordar que el suministro eléctrico comenzó en 1984.

En 2016, la usina estableció una nueva marca mundial en generación anual, con 103,1 millones de MWh. Esta producción responde al 17% del consumo de energía eléctrica de Brasil y al 78% de Paraguay. Para tener una idea, si se quisiera generar esa misma cantidad de energía con fuente térmica, los países necesitarían contar con más de 500 000 barriles de petróleo al día, lo que equivale a una quinta parte de la producción petrolífera brasileña.

La empresa es el resultado de un tratado firmado entre Brasil y Paraguay en 1973. En aquel momento, el proyecto estuvo influenciado por la 1ª Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Humano, (también conocida como Conferencia de Estocolmo), organizada por la ONU en 1972. Por eso, la construcción de Itaipu contó con una serie de cuidados ambientales hasta entonces inéditos para una hidroeléctrica.

Uno de los cuidados fue la creación de áreas de conservación, formadas por zonas protegidas, refugios para la vida salvaje y por la franja de protección del embalse, que suman un total de más de 100 000 hectáreas. Hoy, ese bosque protegido responde al el secuestro de aproximadamente 730 000 toneladas de carbono al año. En 2017, la parte paraguaya de las áreas protegidas fue integrada por la Unesco a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera. En el campo de la biodiversidad, Itaipu es responsable de programas de reproducción de especies de animales amenazados, como la arpía (águila típica de América del Sur).

El embalse de Itaipu se extiende por aproximadamente 170 km lineales y almacena cerca de 29 000 millones de metros cúbicos de agua. Además de la generación de energía, el lago abastece a los municipios y se utiliza en actividades turísticas, agropecuarias y de producción de peces.

Para apoyar estos usos múltiples, Itaipu desarrolla una serie de acciones medioambientales, como la protección de manantiales y bosques de ribera de la región, readecuación de carreteras rurales, conservación de suelos agrícolas, promoción de técnicas agroecológicas, difusión de tecnologías para la generación de energía a partir de residuos agropecuarios, reducación ambiental en las comunidades, entre otras estrategias. Entre las iniciativas de la empresa, el programa Cultivar agua buena fue reconocido en 2015 por ONU Agua como mejores prácticas de gestión de recursos hídricos.

Deja un comentario